Todo es mio -cap 05- Parlamento

danigm's picture

José Luís observó como se acercaban a un edificio bastante grande. Desde lejos se podían ver las marcas que habían dejado la guerra hacía ya bastantes años. La fachada conservaba las marcas de las balas, aunque el paso de los años y la erosión habían suavizado los surcos.

- Entremos -dijo Irina mientras soltaba la bicicleta al lado de un montón de bicis que había justo en la puerta-. Ya han comenzado la sesión de hoy.

Los dos entraron caminando rápidamente en el gran edificio. Tras pasar la puerta ya se oían las voces discutir acaloradamente. No era una pelea, sino una discusión formal. Se distinguían dos voces predominantes, posiblemente defendiendo argumentos contrarios y tratando de convencer a la mayoría para recibir apoyo.

Pasaron por un largo pasillo hasta que llegaron a una gran puerta.

- Aquí es, procura estar callado durante tu primera sesión, observa como funcionan las cosas. Trataré de explicarte el funcionamiento del parlamento.
- Vale -Susurró José Luís.

La puerta de la gran sala se abrió lentamente, y entraron dos personas. El que tenía la palabra dudó por un segundo, mirando a la puerta, y continuó con su discurso.

En la sala había muchísima gente. Mucha más gente que para lo que se había diseñado ese edificio. Todos los asientos estaban ocupados, había gente sentada en las escaleras, gente sentada en sillas plegables en los huecos que la estancia dejaba libres y gente de pie.

- Vaya, aquí hay demasiadas personas -Comentó José Luís asombrado por el gentío.
- El parlamento es el lugar donde se hace la vida política. Todo el mundo viene a tomar parte en las decisiones que toma la sociedad. Hay parlamentos como este en cada ciudad y en cada pueblo.
- ¿Y cómo es posible que tanta gente se ponga de acuerdo? -Preguntó José Luís.
- Muchas veces no es posible, y las discusiones se alargan interminablemente. Al final hay que llegar a un acuerdo y normalmente se logra convencer a los reacios después de algunas semanas.

Irina susurraba al oído de José Luís, mientras el debate cambiaba de voz y argumento.

- En la constitución que se redactó después de la guerra hay dos puntos bastante importantes que se vienen siguiendo a rajatabla hasta el día de hoy, aunque cada vez importa menos.
- El primer punto -Continuó Irina- dice que en las decisiones políticas, ya sean de índole nacional o local, todo ciudadano tiene que tener voz y voto para tener así una democracia real, y un auto-gobierno, olvidando la democracia representativa.
- El segundo punto -Dijo Irina levantando la mano con dos dedos en alto- dice que no se tomará ninguna decisión por la cual no haya un consenso absoluto, es decir, mientras haya una persona que esté en contra de una votación no se dará por válida. Así que en cada votación se discute y arguye hasta que todo el mundo está convencido de qué se debe hacer y todo el mundo vota en consenso.
- Eso es un poco impracticable ¿no? -Preguntó José Luís- Si todo el mundo se tiene que poner de acuerdo, siempre habrá alguien que esté en contra de algo y habrá muchas decisiones importantes que no se podrán tomar.
- Pues en la práctica no pasa tanto como cabría esperar -Contestó Irina con media sonrisa en la cara-. En realidad todos los participantes en las asambleas escuchan los argumentos y finalmente las personas somos razonables. Hay días que se sale más o menos contento, pero normalmente en menos de una semana ya está todo el grupo de acuerdo.

José Luís prestó atención a la mujer que tenía la palabra actualmente. Era una mujer de mediana edad, sujetaba un par de folios en una mano y con la otra hacía gestos exagerados mientras hablaba.

- Aún así, no creo que el año que viene debamos dejar de criar gallinas -Comentaba la mujer que tenía la palabra-. La plaga ya está controlada y sólo ha afectado al ganado. Si quitamos las gallinas de las granjas, perderemos mucho alimento que es totalmente utilizable, ya se han hecho pruebas que muestran que el virus está controlado.

- ¿De qué hablan? -Preguntó José Luís.
- Llevan un par de semanas discutiendo sobre si dejar de criar y consumir gallinas durante un tiempo. Hace dos meses se desató un epidemia entre estos animales que ha afectado también a los cerdos. Hay mucha gente que aún no se fía de que sea seguro.
- Esa mujer que está hablando ahora mismo es Juana Crespo -Continuó susurrando Irina-. Es una de las mejores especialistas en genética animal. Lleva años trabajando en variedades de animales de granja más productivos. Si ella dice que ya no hay problema, la discusión pronto acabará, todo el mundo confía en su criterio.

Irina se giró hacia la puerta.

- Vamos, ya has visto cómo funciona el parlamento. Todavía no estás preparado para participar en una sesión, pero no estaría mal que cada día te pasaras por aquí, y que empezaras a participar en decisiones con menos gente, para que vayas aportando a la sociedad.

José Luís siguió a Irina fuera del parlamento. Aún por el pasillo se oía argumentar a Juana, comentando cifras de estudios realizados.

Salieron nuevamente a la calle. El sol seguía calentando la ciudad y había una brisa agradable en la calle. Dentro del parlamento había un aire bastante cargado y era un alivio salir fuera.

- Al principio puede parecer un poco caótico todo el tema de la toma de decisiones -Comenzó a decir Irina-, pero es lo mejor. Todo el mundo puede participar y al final las decisiones que se toman están consensuadas, correctamente explicadas y todo el mundo está de acuerdo.
- Actualmente la política no es una de las grandes aficiones de la población -Continuó Irina-. Aunque hayas visto a mucha gente hoy en el parlamento, no es lo normal hoy en día. Desde hace ya algún tiempo la mayoría de la gente se ha acomodado y no quiere participar en las decisiones. Esta apatía política está siendo aprovechada por algunos grupos que intentan tomar decisiones dando la menor información posible. Sin embargo, como ya te he comentado, todas las decisiones deben estar consensuadas, por lo que los grupos activistas, por pequeños que sean siguen siendo parte importante en la toma de decisiones.

Basta de política por hoy. Todavía quedan muchas cosas por enseñarte, vamos a divertirnos un poco.